Carta a mi Wendy

Querida Wendy:
Me parece increíble que ya falte poco para que estés con nosotros. De este lado del mundo, quiero decir. Y es que en estos meses me has cambiado tanto la vida que no puedo dejar de alucinar con lo que será cuando te tenga al fin en mis temblorosos brazos.

Te cuento que desde muy pequeña nos tuviste embelesados a Yenisey y a mi. Desde que eras puro corazón, por lo que vi en el primer ultrasonido. Un corazón pequeñín y travieso que nos conquistó por completo y despertó en mi un tipo de amor que hasta ese momento veía de lejos: el del padre por su hija. Recuerdo que le pregunté a Yenisey qué se sentía tenerte dentro. Sonrió, se sonrojó y pasó suavemente su mano sobre la pancita que empezaba a hacerse notar.

Pero Yenisey y yo sabemos que hay cosas importantes que enseñar. El amor a la vida y la libertad. El respeto a tu patria y a los tuyos. Conocerás a tu hermanita Emma y descubrirás que desde siempre, ha peliado conmigo, para hecharte “cremita”.  En fin, hay tanto por vivir que solo me queda ayudarte un poco a empezar a descubrir este mundo que, ya verás, supera largamente a la más elaborada de las ficciones.

Te amo desde siempre y cuidaré de ti toda mi vida. Estamos esperandote, Besos de Mamá, Papá y Hermanita

Nos vemos en tu cumpleaños número ‘zero’.

2 Replies to “Carta a mi Wendy”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*